EL CINISMO NEOLIBERAL INUNDA LA SOCIEDAD -J.A.González

Juán Alfredo González es Secretario General de CTA-Corrientes

Vivimos en un reality show creado, armado, guionado y manipulado por el cinismo neoliberal del gobierno nacional encabezado por Macri; del individualismo extremo, donde la lucha es de “todos contra todos”. Cualquiera sea el escenario, de la gran aldea, la mediana o la chica, el sistema capitalista funciona en base al “poder del dinero”.

Los actores neoliberales de esos escenarios, de la política y la sociedad (partidos, sindicatos, ONGs) ignoran, prescinden de todo compromiso moral. Pueden hacer lo que quieran y les conviene a sus respectivos intereses egoístas, sin que importar que le ocurre a los “otros”; y además, no pueden permitir que los “otros” intervengan, a poner orden o siquiera cuestionar sus comportamientos corruptos.

Antes, la disputa ideológica por el “orden social”, era sostenida por criterios razonados y generadora de virtud; ahora, con el modernismo neoliberal queda relevada por el placer individual, por el sentimiento egoísta, alimentado por el consumismo. Cuyo sentido movilizador es el consumo emocional de la competencia. Sentimiento de vencer al otro, a los otros, que lleva indefectiblemente a la búsqueda de la victoria definitiva, a la destrucción del otro. Este triunfo individual se incentiva con el odio. Sentimiento muy propio, exclusivo, de los mediocres.

Los dirigentes mediocres solo pueden ser, venciendo a los otros, incentivando el odio en su espacio. Porque el odio enceguece y con él, la ética se debilita tanto, que ciegos de razón solo les importa el placer personal de vencedor. Tan miserable que todo poder corrupto es principalmente corruptor, de quiebres morales en su interior, destruyendo los colectivos sociales. En el financiamiento de la política, desde el poder a los dirigentes, de partidos, sindicales o de organizaciones sociales, está el origen y basamento de la corrupción.   

El cinismo neoliberal actúa sobre el sentido común. No está orientado al razonamiento sino al sentimiento. Según Feldman, “El sentido común, para definirlo rápidamente, tiene que ver con el campo de las creencias, que se expresan en ideas y opiniones que de algún modo coagulan en una comunidad y son aceptadas en general, y que están fuertemente enraizadas en las emociones, por fuera de las ideologías. El marketing político de la derecha neoliberal trabaja, hoy, aquí y en todo el mundo, sobre el sentimiento, sobre los deseos y los miedos de las personas, instalando conversaciones sociales que fijan agenda alrededor de un puñado de ideas que se expresan en tanto sentido común: ‘se robaron todo’, por ejemplo”.

Pero, el cinismo neoliberal contaminó el campo popular. Tanto que, con sorpresa hasta  se naturaliza la calificación de traidor o de “recuperar un dirigente que se había perdido”. Pero, lo más peligroso es el sostenimiento del cinismo populista, de quienes hablan de Unidad y actúan, permanentemente, en la división de su propio colectivo. Reproducen, por eso son más que funcionales al poder, el “divide y reinarás”.

Nosotros resistimos las políticas reales, que violentan nuestros derechos, de trabajadores y ciudadanos, pero, nos planteamos simultáneamente, con proyectos colectivos, una ofensiva hacia el ejercicio de los derechos en la construcción comunitaria. Enfrentar el cinismo neoliberal, el marketing político, es entrar en el reality show propuesto por ellos, como centro de la disputa electoral. 

Más absurdo y grotesco resulta la disputa interna con el cinismo político, partidario y sindical, del campo popular; que, sería llevar la disputa a una suerte de “defendernos de nosotros mismo”.

Lo esencial es hacer visible, concreto, la construcción de la Unidad, como trabajadores en comunidad, con organización definiendo políticas públicas a desarrollar en la recuperación del Estado de derecho. Un proceso de convencimiento democrático, que convoque a la participación social. Que, nos garanticemos el ejercicio de los derechos en la construcción colectiva.

Que, volvamos a organizarnos como sociedad, recuperando principios y valores colectivos; para así, superar el cinismo neoliberal que violenta el sentido común. Volver a reflexionar sobre nuestra forma de vivir, reflexión puesta en la solidaridad, como conducta social del compartir, que nos da identidad comunitaria, como pueblo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s