CORRIENTES: GOBIERNO ANTIDEMOCRATICO de CORRUPCION MAFIOSA -J.A.G.-

por Juán Alfredo González -Secretario General CTA Corrientes-

El gobierno de la Provincia de Corrientes es el mayor ejemplo de los políticos neoliberales nacidos en la Dictadura cívico militar (1976-1983). Pertenecientes a una clase política gobernante, de cultura conservadora, clasista filo-racista, burgueses cuasi-feudales, orgullosamente coloniales de la civilización occidental eurocéntrica (imperial), son definidos, definitivamente antidemocráticos.

Son totalmente coherentes con esa identidad histórica, política social, coincidente con los gobernantes cívicos-empresariales de la Dictadura: Martínez de Hoz  & Cía. Pero, con una diferencia en este proceso; el neoliberalismo cambió el centrismo imperial, de europeos a norte-americanos.

En nuestro caso de hispano-francés a estadounidense; siendo, la característica capitalista norteamericana definidamente mafiosa, coincidente con la identidad italiana de la P2 de la famiglia Macri.

El neoliberalismo da sustento ideológico al capitalismo mafioso. No solo es corrupto sino que, su existencia se basa en la acción permanente de corromper, hasta el fondo mismo social. Naturalizar la libre competencia del “vale todo”, para “hacerse la América” asumiendo que “nadie se enriquece trabajando”.

El poder mafioso se ejerce “sin escrúpulos”. Y así fueron preparados los militares en la Escuela de las América para la acción genocida de las dictaduras, clasistas cuasi-racistas y macartistas.

El menemismo inauguro el quiebre moral en la política argentina. Es incompatible, ideológica y filosóficamente, el neoliberalismo-capitalista imperialista con cualquier identidad política de un proyecto nacional y popular. La inmoralidad  es la pérdida total de ética pública; es hacer lo contrario de lo que, se dice representar. Y para hacer lo contrario a un proyecto de soberanía nacional popular, resulta necesario romper con principios y valores; no tener escrúpulos en violentar derechos, de las y los trabajadores, entregarse al poder financiero y al saqueo de la riqueza de los pueblos, asumir la neocolonización.  

Por ello, para los que transitamos estas etapa de la vida política social de nuestro país, no fue ninguna sorpresa, las definiciones de los Pichetos, como que Reutemann siga siendo senador, de los Barrionuevo y su esposa Caamaño, y tantos “gatopardistas” que sobreviven en la política, en la superestructura.

Y los delarruistas de la “Banelco”, como  COLOMBI, MORALES, pasando por Cobos, Sanz, Mestre, Aguad; y la gran operadora de la Embajada al servicio del “lawfare”, Lilita CARRIO. Todo conocido y reconocido. En Corrientes, nada para asombrarse, con CAMAU, que un día cayó desde la superficialidad, para servir a la “administración del sistema”.

Todos cargan su identidad clasista, cuasiracista, burguesa colonial, sobre las clases populares, estigmatizando al pueblo como los pobres vagos, drogadictos, rateros, delincuentes capaces de matar por nada. Construyéndose en “la nueva moral del esclavo”, que “no es liberarse del amo sino parecerse a él”.

La jugada política de Cristina, de Fernández-Fernández, obligo al sinceramiento político. La crisis de representación en las estructuras partidarias por un lado, donde se mueven en “acuerdos dirigenciales, superestructurales, de partidos políticos, asociaciones empresariales, sindicatos, … .” orientados a la administración del sistema.

Y por otro, el planteo estratégico de la construcción política social, de que estamos ante una crisis civilizatoria, cultural; que, exige la construcción de nuevos sujetos políticos sociales, asumiendo la necesidad de realizar “un nuevo y verdadero contrato social con derechos, pero con responsabilidad ciudadana”.

“Un contrato que abarque no solo lo económico y social, sino también en lo político e institucional. Hay que volver a ordenar, pero no en lo viejo sino en algo nuevo”. Y lo nuevo es caminar hacia la Utopía, del viejo sueño de la convivencia política social en comunidad.

Aquí en Corrientes, la Mafia gobernante no tiene contradicciones con los “administradores del sistema”. En ese escenario de la superestructura, algunos se sienten a gusto, y otros, como “atrapados sin salida”. Estos son los momentos de las grandes decisiones, como la de Cristina, sin especulaciones.

Nosotros, profundizaremos nuestra lucha, de resistencia a la mafia y de todos los “administradores del sistema”, conscientes funcionales a la corrupción. Y avanzaremos en la construcción política democrática social, asumiendo total responsabilidad ciudadana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s