“VENCER NO ES CONVENCER” Por Juán A. González

Juán Alfredo González es Secretario General de CTA Corrientes

El 12 de octubre de 1936 en la Universidad de Salamanca realizaban un acto, conmemorando el “descubrimiento de América” como “Día de la Raza”, las autoridades de la Dictadura cívica militar franquista encabezada por el general  “legionario” Millán-Astray, el obispo de la diócesis Enrique Plá y Deniel y el  gobernador militar de la plaza José María Pemán; todos los oradores exaltaban al histórico  imperio español, las esencias de la raza y la cruzada conquistadora, culminando el fascista  gobernador triunfante exhortando a “sumarse a la guerra civil  contra los pueblos catalanes y vascos de la antiespaña”. Esto produjo la reacción del rector de la Universidad, el filósofo escritor Miguel de Unamuno; quien, dirigiéndose a las autoridades les espetó, “vencer no es convencer, ni conquistar es convertir”. Y fue aún, más explícito al manifestarles, que “Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil pediros que penséis en los pueblos de España”.

Miguel Unamuno fue detenido, sus propios compañeros profesores de la Universidad, oportunistas y cobardes temerosos, firmaron una nota pidiendo su destitución, lo que pronto lo hizo el Dictador Franco; y don Miguel de Unamuno murió solo encarcelado, a los pocos meses (en Diciembre de 1936)

Compaisanos y compaisanas correntinas, aquí tenéis la explicación de nuestra historia, de nuestra vieja y actualizada historia. La explicación, en toda su dimensión política, social y cultural, del triunfo electoral de ECO-Cambiemos, de los conservadores que gobiernan en Corrientes, desde los tiempos de la Dictadura cívico militar del 76 en nuestro país.

Para nosotros, los trabajadores y las trabajadoras, para la ciudadanía popular, está claro que no se trata de vencer sino de convencernos. Por ello, las divisiones en el movimiento popular producto del sectarismo y los personalismos, se debe a la sencilla razón del abandono de la militancia del convencimiento, de la imprescindible construcción de la identidad popular, de la identidad como pueblo. Tanto, se “olvidaron”, que  disputan vencerse entre “compañeros, que terminan atacando a los propios, más que al enemigo real.

La Democracia es construcción de consensos y es el único camino de construcción de la Unidad popular, de la unidad en la diversidad que generan los movimientos sociales. Los que convocan, de boca, a la unidad y dividen permanentemente, en una praxis sectaria y personalista, solo destruyen los colectivos; no tienen destino, porque caminan y accionan en sentido contrario a lo que pretenden representar; van destruyendo la  Unidad real, siendo funcionales, conscientes o inconscientes, al poder dominante. Conspiran contra la construcción democrática participativa.

Como dijo German, “A pesar de los muchos conversos, los muchos que se han cambiado la ropa, los muchos que se han lavado la cabeza… nosotros seguimos creyendo que hay un país para transformar, una sociedad nueva para construir y un camino para alumbrar”.

En toda crisis surge lo peor del ser humano, el egoísmo, la envidia, el odio; pero, también lo mejor, la solidaridad, la fraternidad, el compañerismo, el amor. Ellos, los “vencedores de la conquista” y los “conversos y disfrazados” apelan a los peores sentimientos, movilizadores de las “guerras”, al egoísmo y al odio que, solo lleva a la destrucción y autodestrucción. Nosotros, seguimos creyendo en lo mejor del nosotros, en la solidaridad, el compañerismo y el amor, únicos sentimientos que movilizan a la construcción de la vida, de las comunidades (de la vida en común).

Por eso, estas elecciones son la expresión más clara de la derrota política de los “conquistadores” que lejos de convencer, solo  vencen sometiendo a la indignidad. En la disputa nacional está en juego la Patria, y el único camino de ser libres y soberanos, que no es otra cosa que ejercer el derecho de resolver como vivir donde vivimos.

No hay espacios a la especulación, asumiendo nuestra lucha histórica y nuestra propia construcción democrática, nos convocamos a la Patriada. Es nuestra oportunidad, de recuperar el Estado de derecho para ejercerlo cotidianamente.

¡CONVENCIDOS LES VENCEREMOS! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s