EL LAMENTO DEL CORNUDO-AVATARES DE LA ‘JUSTICIA CORRENTINA’

El escándalo de gravísima corrupción destapado en la (in) Justicia de la provincia, sigue sorprendiendo con aristas escabrozas que no hacen más que ratificar el grado de degradación alcanzado por los responsables de los estrados judiciales de la provincia.

Mientras Carlos Soto Dávila, el otrora todopoderoso (ex) Juez federal de Corrientes recorre el camino del oprobio, que supo ganarse por mérito propio, sus adláteres transitan sendas escatológicas.

Mientras uno de ellos, repetidamente denunciado por pertenecer a las redes de corrupción de quien fuera su jefe (VER NOTA) se prueba el traje para sucederlo en el cargo, por aquello de que “algo tiene que cambiar para que todo siga igual” – (Giuseppe Tomasi di Lampedusa), otro incurre en el más patético de los ridículos: puso a la justicia a investigar clandestinamente si efectivamente es un “cornudo”. Algo que solo se ha visto en los estrados judiciales argentinos, el ‘fiscal Stornelli (VER NOTA) y Pablo Molina en Corrientes.

FUENTE: http://www.novacorrientes.com/nota.asp?n=2019_5_31&id=35997&id_tiponota=24

Corrupción en la Justicia: imputan a un secretario que espiaba el teléfono de su pareja

Pablo Molina, junto al juez Carlos Soto Dávila. (Foto: NOVA).

El Ministerio Público Fiscal de Corrientes solicitó al juez federal Juan Carlos Vallejos que cite a indagatoria al exmagistrado Carlos Vicente Soto Dávila y a Pablo Molina por estar acusados de “pinchar” teléfonos para espiar a las mujeres que eran pretendidas por el ex secretario federal del Juzgado Federal N° 1.

Ambos están separados del cargo porque, además, están sospechados de cobrar coimas para liberar a narcos.

De la investigación se desprende que Molina, con la firma de Soto Dávila, había ordenado también escuchas a su actual pareja, debido a que sospechaba que ésta lo engañaba con otro funcionario.

En uno de esos audios se escucha cómo Molina amenazó de muerte a la fémina al decirle que sospechaba de sus infidelidades.

El pedido de citación fue realizado el mes pasado, pero trascendió en los medios nacionales esta semana a través de un programa televisivo.

Se trata de una nueva causa en la que el ex juez y su secretario fueron acusados por los posibles delitos de “falsificación ideológica, estafa procesal y amenazas de muerte”.

La acusación es respecto a escuchas telefónicas realizadas en forma ilegal y que quedaron guardados en los 5.000 discos compactos que fueron incautados del despacho de Soto Dávila por orden del juez porteño Sergio Torres, quien los investiga por sus vínculos con los narcos.

Justamente estos audios evidencian que Molina habría amenazado de muerte a una mujer con la que mantenía una relación sentimental. Un investigador reveló que “de los audios se desprenden cuestiones muy delicadas, entre las cuales está el hecho de que el secretario Molina amenazó atentar contra la vida de una persona con términos irreproducibles”. 

La acusación también alcanza al exjuez federal Carlos Soto Dávila, a quien se lo acusa de haber autorizado, con su firma, la intervención de teléfonos pertenecientes a personas que no eran investigadas. 

Los ex funcionarios están sospechados de elaborar oficios judiciales en los que ordenaban “pinchar” líneas telefónicas de mujeres e incorporaban esas órdenes en causas judiciales activas. 

Asimismo, incluían los números telefónicos de personas que carecían de relación con los delitos investigados, pero cuyas actividades privadas eran de interés de los funcionarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s