EL ABRUMADOR ÉXITO DEL PROGRAMA ECONÓMICO DE MACRI

El éxito o fracaso de algo solo se puede medir en su ajuste al cumplimiento de las metas que se plantearon quienes lo diseñaron y ejecutan.

Las turbulencias económicas de estos días son interpretadas por vastos colectivos sociales como signos del fracaso del actual presidente de los argentinos y de la coalición política que lo llevó al poder, sin embargo, (aunque algunos no lo adviertan), son indicadores de exactamente lo contrario: su éxito.  

PRETENDE QUE LA FUGA DE CAPITALES DEJE DE SER DELITO. Ahora le falta la frutilla de la torta dado que en su retirada, sabiendo que el robo del patrimonio del país, incluyendo los más de doscientos mil millones de dólares de deuda (que ya no estan en el Banco Central porque ellos, que se han adueñado de todas las cajas recaudadores en pesos, electricidad, gas, combustibles, peajes etc., etc., las sacaron de allí y los fugaron del país a sus cuentas off-shore), ha sido habilitado por sus acciones delictuales a repetición de las que deberá dar cuenta, él y toda la mafia que lo acompañó. Por eso ahora pretende cambiar la legislación para protegerse. Invitamos a nuestros lectores a ver la nota: https://www.pagina12.com.ar/184367-si-pasa-la-fuga-deja-de-ser-delito publicada en página12 -31/3/2019-

Volviendo a nuestro título, hasta ahora el éxito de la gestión Macri ha sido apabullante, veamos sinó:

Si hablamos de una gestión política, sus objetivos, al menos en nuestro país, no deben ser buscados en el cumplimiento de las promesas de campaña de quienes ganaron la contienda, aquí todos sabemos que no cumplir con ellas es una constante y ya casi nadie se escandaliza por ello.

Macri no representa a la clase trabajadora, representa por el contrario a los sectores de riqueza concentrada que pagan los sueldos de aquella; y que le reclaman, porque según dicen a nuestra economía le falta ‘competitividad’ porque el ‘costo argentino’ es demasiado alto, o sea que los sectores que sostienen políticamente al presidente le piden, y el también acuerda con eso, que baje los salarios, y si como vimos éstos son inelásticos nominalmente a la baja, la única manera de achicarlos es bajando el salario real, y entonces se ve con claridad que la único modo es devaluando, que es lo que ahora ha ocurrido.    Desde la llegada de Cambienos el salario real de los trabajadores ha caido más del 100%. Lo que significa que Macri y los sectores que lo sostienen han obtenido, vía la devaluación, un éxito rotundo en orden a uno de los objetivos que se plantearon: la caída del salario.

Sigamos con otro de los objetivos del gobierno: el destino de la industria nacional. Este sector de la actividad siempre ha sido visto como una amenaza a sus intereses por parte de los grandes conglomerados económicos que gobiernan la economía global.

Ellos no quieren que produzcamos bienes industriales, nos quieren como proveedores de comodities, o sea bienes primarios con el menor valor agregado posible al menor precio posible, incluyendo en este el menor salario local posible para movilizarlo hasta sus países; porque es sabido que las utilidades que emergen de la actividad industrial y la tecnología son infinitamente mayores que la que emana de la producción y venta de productos primarios, por aquello que el insigne economista brasilero Celso Furtado llamaba el Deterioro de los términos del intercambio, que significa en buen romance que cada vez se necesitan más unidades de bienes primarios para alcanzar los bienes manufacturados, que a su vez por el avance tecnológico y la economía de escala, son cada vez más baratos.  Esta es la razón que quieren tener el exclusivo control de la producción industrial en sus países y eliminar la nuestra, nos quieren como clientes, no como competidores.

Dicho esto volvamos a nuestra economía: si cae el salario real de nuestros trabajadores la demanda de éstos sobre los bienes locales cae en forma directa y proporcional, o sea que nuestros productores locales de bienes industriales entran en crisis de venta de sus productos.  Y si a eso le sumamos que el costo del dinero, o sea los intereses que deben pagar por el financiamiento que les es indispensable para sostener su actividad, es escaso, con intereses usurarios e impagables, como está ocurriendo en estos días, en los que el banco Central aumenta sin control la llamada ‘tasa de referencia’.    

Los dos factores conforman un coctel explosivo de final previsible: la destrucción generalizada de pequeñas y medianas industrias locales, que es lo que está ocurriendo.  

Pero entonces preguntémonos ¿a quién representa Macri? ¿A las pequeñas y medianas empresas locales o a las grandes empresas extranjeras que compiten con las nuestras? La respuesta es obvia, de hecho, su padre, Franco Macri (y obviamente él es parte de esos negocios) fué el mayor importador de nuestro país de bienes manufacturados, incluidos productos de la industria automotor, de China, por lo tanto otro de los objetivos reales del gobierno es destruir las pymes locales y reemplazar su producción con importaciones de bienes desde el exterior, porque el presidente y su familia ganan dinero de esa forma.  Sintetizando: debemos aceptar que este es otro de los logros innegables de su gestión como presidente.

Como una miscelánea antes de seguir, tanto el presidente como todos sus ministros han reconocido que su patrimonio financiero no está en la banca local sino en el exterior, depositado en dólares, o sea que todo el gabinete incluyéndolo a él, con cada devaluación son más ricos en término de poder adquisitivo local, y por supuesto nadie podría imaginarse siquiera que robarían dinero de su propio bolsillo, por lo tanto es un claro objetivo para ellos devaluar, porque de ese modo cada vez son más ricos.    O sea, otro objetivo exitoso alcanzado por la gestión de Cambiemos.

En los dos sectores puede anotarse éxitos (siempre hablando de los objetivos de su gestión) en el pasado  de Prat Gay estuvo procesado junto con algunos de los ejecutivos de JP Morgan Argentina por haber sido los diseñadores del mecanismo de fuga de capitales y lavado de dinero en nuestro país.  Fuga de capitales que durante la presente gestión de Cambieos está alcanzado niveles inéditos en nuestra historia.  Macri, manifestando con hechos donde están sus aliados y sus intereses no solo anuló este procesamiento sino que además nombró a los funcionarios de JP Morgan que estaban siendo procesados, precisamente a cargo de la UIF –Unidad de Investigaciones Financieras- que era la oficina que había denunciado los delitos cometidos por de Prat Gay y su equipo.   

Incluso cuando comenzó esta corrida bancaria JP Morgan, de Prat Gay compró 1.200 millones de dólares un viernes a $ 20 y la semana siguiente estaba a $ 28, aprovechándose de la información reservada que maneja y de la influencia que sigue teniendo en la gestión económica.   Esto, que en cualquier país serio constituiría un delito grave, en el nuestro debemos apuntarlo como otro de los éxitos de la gestión de Cambiemos.

Con respecto al sector ‘cuevas financieras’ de donde surge el Caputo Ministro de Economía, hermano del mayor contratista de obra pública de esta gestión: Nicolás Caputo, a quien el presidente en muchas ocasiones ha reconocido públicamente como el ‘hermano que no me dio la vida’ se han robado hasta ‘el agua de los floreros’, como por ejemplo el FGS del ANSES Para esto contaron con la complicidad de los gobernadores (muchos de ellos ‘peronistas’) que aprobaron el presupuesto 2019, donde figura, casi de contrabando, la autorización para entregarle a sus ‘cuevas financieras’ el Fondo de Garantía Solidaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s